Páginas

viernes, 3 de diciembre de 2010

Colección Carranza: Sevilla gana un museo

.
Cultura de Sevilla no podía faltar en el primer día de apertura al público de la Colección Carranza, en los Reales Alcázares de Sevilla. Apagón incluido, hemos podido disfrutar de esta interesante colección mostrada en un exquisito montaje museográfico. Apenas tres salas que saben a poco pero que dan una idea de la riqueza de una de las artes consideradas menores y que en Sevilla y en Triana se hacen mayores.
.
.
Dos grandes tarjeteros de finlales del XIX y principios del XX nos dan la bienvenida a la exposición. Curiosamente, no hay ningún cartel indicativo de dónde está situada esta exposición dentro del Alcázar. De hecho, una valla cierra el paso en las escaleras que suben a las salas de exposiciones donde se exhibe, para controlar el acceso previo pago al Cuarto Real Alto. Un tema pendiente de solucionar, sin duda, si se pretende que la gente visite la exposición ya que tal y como está planteado actualmente parece que para subir haya que pagar, como bien indica el cartel que hay junto a la escalera.
.

.
La muestra se ha dividido en tres salas, cada una de ellas dedicada a una época histórica: Edad Media, Renacimiento y Barroco. Paredes enteladas con motivos cerámicos sitúan al visitante en cada una de las épocas. La cartelería es la adecuada, ni se queda corta ni es excesiva; se da una información precisa tanto de la época como de los diferentes tipos de cerámica así como de sus usos y motivos decorativos. Eso sí, se echa en falta que además de la datación de las piezas se indique su procedencia ya que en ninguna de ellas se especifica de dónde son. En las imágenes podría parecer que la museología eclipsa de alguna manera a las piezas, pero in situ se comprueba que todo el protagonismo se lo llevan estas pequeñas y deliciosas obras de arte, quedando en un segundo plano los grandes paneles entelados.
.
.
Cada sala cuenta con una vitrina central donde se sitúa al visitante en la época a la que pertenecen las piezas. Además, en las vitrinas individuales y en las paredes tenemos más información sobre usos, evolución e influencias de las piezas.
.
.
La sala dedicada al Renacimiento cuenta con un interesante montaje audiovisual proyectado sobre el suelo en el que por medio de imágenes, se hace un recorrido por la historia de la cerámica, utilizando tanto piezas expuestas como otras pertenecientes a los palacios que componen los Alcázares. Muy sugerente, atractivo y ameno. Todo acompañado de una deliciosa música que invita a disfrutar de la exposición.
.
.
La última sala corresponde al Barroco. Es aquí donde falla algo la exposición. Si bien el via crucis que ocupa una de las paredes es magnífico y digno de dedicarle más que unos minutos, el resto de las piezas se quedan algo cortas. Tenemos ejemplos tanto del período barroco como del rococó, con presencia de la cerámica popular, la religiosa y la civil, pero no se observa en las piezas la fastuosidad y riqueza que se presupone a un período como el Barroco. Se ha intentado suplir la relevancia de las piezas con gran cantidad de ellas quedando la sala algo saturada.
.
.
Cuando se anunció que parte de la Colección Carranza iría a los Alcázares, dudaba de que fuera el lugar adecuado, pudiéndose perder entre tanta magnificiencia como alberga el palacio. Sin embargo, tras ver la exposición, me ha parecido un buen complemento a la visita del monumento, si bien, se sigue echando en falta un Museo de la Cerámica, que hubiera sido el lugar perfecto para exponer esta colección. Las piezas, aunque son de gran calidad, no terminan de impactar. Tenemos un reducido pero rico muestrario de piezas de varias épocas concentrado en estas tres salas, sin embargo, faltan obras maestras que sirvan de icono de una colección que, por esperada, había generado grandes expectativas.
.
Sevilla está de enhorabuena y es una gran noticia que podamos contar con esta importante colección. Ojalá actuaciones como ésta sirvan para que otros proyectos salgan adelante y empecemos a ofrecer nuevos productos que muestren una ciudad más dinámica en el ámbito cultural.
.
Horario de los Reales Alcázares: de lunes a domingo de 9,30 a 17,00 horas.
.

No hay comentarios: