Páginas

sábado, 9 de enero de 2016

Pedro de Campaña por partida doble en el Museo de Bellas Artes


El Museo de Bellas Artes acoge, en su ya tradicional ciclo 'La obra invitada', una interesante tabla de Pedro de Campaña fechada hacia 1538-1540 y que pertenece a la cercana parroquia de San Vicente, la Virgen de los Remedios.


Pedro de Campaña (Bruselas, hacia 1500- 1580), está considerado como uno de los renovadores de la pintura sevillana del segundo tercio del siglo XVI junto con Luis de Vargas. Llegaría a Sevilla atraído por la riqueza generada con el comercio americano hacia 1537, por lo que esta obra está considerada como una de las primeras tablas (si no la primera) que realizó en la ciudad. En ella se puede ver la fuerte presencia de su formación flamenca (en detalles como el racimo de uvas que sujeta el Niño Jesús o la rigidez de las figuras) que lucha con las innovaciones aprendidas durante su estancia en Italia (dulcificación de los rostros, relación entre las figuras divinas y el espectador), novedades que irán evolucionando en su período sevillano (las obras que conserva la Catedral son buena muestra de ello) y que sin embargo Luis de Vargas exprimirá al máximo desde el inicio de su carrera.

San Jerónimo Penitente. Pedro de Campaña. 1538

A pesar de conservarse el inventario de obras de la Parroquia de San Vicente fechado en 1540, ningún dato se tiene sobre esta pintura, sus comitentes o el lugar que ocupó dentro del conjunto de piezas que decoran el templo. Su atribución a Pedro de Campaña corresponde a Juan Miguel Serrera y gracias a la otra obra que el Museo de Bellas Artes posee de este mismo artista podemos establecer cierto paralelismo entre ambas. Quizás hubiera sido interesante exponer las dos tablas en la misma sala, pero si hacemos el esfuerzo tras ver la Virgen de los Remedios en la Sala XIX y bajamos a la Sala II, podremos contemplar en el San Jerónimo Penitente el parecido con la Virgen con el Niño que Campaña retrató en este segundo cuadro. Si bien ambos cuadros son de la misma época (ambos están fechados en torno a 1538-40) en el San Jerónimo el artista parece dar un paso más en su carrera. La incorporación del paisaje, el estudio de la anatomía en el cuerpo semidesnudo del santo ermitaño, la dulzura con que mira al Crucificado, la forma de dibujar el árbol que ocupa gran parte de la escena, son todos elementos que atestiguan la tradición flamenca en la que se formó el artista, pero hay un intento por adaptarse al gusto clasicista que llega desde Italia.

Virgen con el Niño. Detalle del San Jerónimo Penitente

Un Renacimiento pleno que podemos ver si avanzamos una sala más en el Museo para contemplar no sólo las obras de Luis de Vargas que cuelgan en la Sala III, sino en esta bella Sagrada Familia de Pedro Villegas Marmolejo (autor del que por cierto también hay una Virgen de los Remedios en la Parroquia de San Vicente). La obra de Villegas Marmolejo que atesora el Bellas Artes está fechada hacia 1575-1580, años en los que Pedro de Campaña ya no reside en Sevilla y nos muestran la plenitud del Renacimiento sevillano que evoluciona a pasos agigantados hacia un Barroco que, en cierto modo, nunca abandonará el preciosismo de los ropajes, la dulzura de los rostros, la elegancia de la composición (Alonso Cano, Zurbarán, Murillo) y que tendrá que esperar a Valdés Leal para tornarse vibrante y agitado.

Sagrada Familia. Pedro Villegas Marmolejo. 1575-80

'La Virgen de los Remedios' estará en el Museo de Bellas Artes hasta el 13 de marzo gracias a la colaboración de la Hermandad de las Siete Palabras y la Parroquia de San Vicente. Más información aquí