Páginas

viernes, 29 de abril de 2016

Tomares aporta 600 kg. de monedas romanas al Museo Arqueológico


Una de las ánforas repletas de monedas. Fuente: Consejería de Cultura

El azar, la casualidad o el destino han querido que el mismo día en el que el Cerro del Carambolo era inscrito oficialmente en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz en la categoría de Zona Arqueológica, se de a conocer un sorprendente hallazgo de varias ánforas con 600 kg. de monedas romanas a apenas unos kilómetros, en Tomares. Al leer la noticia por las redes sociales me vino a la mente el tesoro de la Fragata Mercedes y la repercusión mediática que tuvo.


Lo que en principio iba a ser la inauguración de la nueva exposición del Museo Arqueológico dedicada al Egipto faraónico y el dibujo contemporáneo, se convirtió en una improvisada rueda de prensa sobre el fortuito hallazgo en el parque El Zaudín de la localidad de Tomares. La directora del Museo, Ana Navarro, informó sobre los detalles de la excavación, agradeciendo tanto a los obreros que encontraron el 'tesoro' como a los Cuerpos de Seguridad del Estado, la rapidez con la que los objetos encontrados han sido depositados en el Museo. Ahora es momento de comenzar el estudio, catalogación y limpieza de los restos, que en un principio se han fechado a finales del siglo III y principios del IV d.C. por las efigies de los emperadores que aparecen en las monedas, Maximiano (250 - 310 d.C.) y Constantino (272 - 337 d.C.).

El conjunto de monedas de bronce, algunas de ellas bañadas en plata, se conservaba en diecinueve ánforas enterradas a un metro de profundidad. Una de las primeras hipótesis sobre su función, ya que buena parte de las monedas no habían circulado en el momento de su enterramiento, es que pudieron estar bajo la tutela de algún funcionario del Estado y que su destino podría haber sido el pago de los sueldos del ejército en un momento convulso de la historia del Imperio romano. Los expertos ya han calificado el hallazgo como "único en el mundo" tanto por la cantidad de monedas aparecidas como por el contexto histórico y social del momento en que fueron enterradas.

Tras saltar la noticia me comentaba alguien ayer que "el Museo no se había visto en otra similar desde lo del Carambolo". Ciertamente este hallazgo y su repercusión mediática se podría haber utilizado para demandar la urgente y necesaria remodelación de un Museo que no puede aguantar más en la situación en la que está. La prudencia de la directora se impuso en un momento en el que, si de mí dependiera, hubiera aprovechado para dar un buen tirón de orejas a las dos administraciones de las que depende el Museo. El conjunto de monedas de Tomares viene a aportar una mayor calidad, si cabe, a una colección única en la que sobresalen por encima de todo el Tesoro del Carambolo (hoy día guardado en una caja fuerte por la incapacidad del Museo de exponerlo con total seguridad) y las esculturas y mosaicos provenientes de Itálica, de una calidad excepcional. La arqueología sevillana vuelve a dar una buena sorpresa sin que su principal institución muestre el estado que debiera. Desde aquí no puedo más que demandar, una vez más, que se invierta lo que se tiene que invertir en nuestras instituciones culturales.

No hay comentarios: