Páginas

lunes, 3 de octubre de 2016

La cripta del Patio de Banderas alberga dos mil años de historia



Me ha costado un año entero, pero por fin he podido visitar la cripta arqueológica del patio de Banderas. Hace unos años tuve la suerte de conocer las excavaciones que se estaban llevando a cabo en este espacio y su responsable, Miguel Ángel Tabales, ya apuntó el tesoro arqueológico que se escondía bajo el albero de la plaza. Aún queda mucho por excavar, mucho por estudiar y un duro trabajo por delante hasta que el público general pueda recorrer el subsuelo del Patio de Banderas, pero sin duda lo allí encontrado bien merece que el Ayuntamiento agilice al máximo el proyecto para que sevillanos y visitantes puedan pasear por los orígenes de la ciudad.


Mapa de las excavaciones arqueológicas en el Patio de Banderas. La zona señalada indica la actual cripta


La zona donde se asienta el Alcázar es una de las más ricas de la ciudad en cuanto a Historia se refiere. Las excavaciones arqueológicas realizadas en diferentes campañas desde el año 2009 han permitido sacar a la luz restos desde el siglo IX a.C. hasta el XI d.C. De la Edad del Hierro se conservan fondos de cabañas que, a pesar de su escasa monumentalidad, han permitido conocer cómo vivían los 'sevillanos' del siglo IX a.C. Los estratos arqueológicos también muestran datos de la posterior llegada de los fenicios y de la reforma urbanística que supuso la romanización de la ciudad. En torno al 50 a.C., ya en época de Julio César, se construye en este espacio un edificio monumental de uso portuario. Es precisamente parte de este edificio el que se ha conservado en la pequeña cripta ahora visitable.

Tabularium del edificio portuario con el suelo original de opus signinum

El edificio se abría por medio de un pórtico a una plaza


Construido sobre una terraza que miraba al puerto, el edificio se usó como almacenes y tabularium (archivo). Esta zona se encontraba rodeada por el Guadalquivir y el Tagarete, formando una especie de península donde se levantaron una serie de edificios relacionados con el intenso tráfico marítimo de Hispalis. Desde este puerto salían aceite y vino hacia el resto del Imperio Romano y desde lejanas tierras llegaban materiales para satisfacer las demandas de la cada vez más pudiente clase patricia de la Bética. El edificio excavado consta de dos niveles, estando su sótano abierto por medio de una galería porticada a una amplia plaza con columnas de la que sólo se ha podido rescatar uno de sus lados. Nos encontramos en el extremo sur del Patio de Banderas y la plaza romana se extendería por debajo del actual Alcázar. Gracias a las investigaciones realizadas, los arqueólogos especulan con que en el centro de esta plaza podría haber existido un templo dedicado a Isis. Apoya esta teoría la aparición de una serie de materiales arqueológicos encontrados en el siglo XVIII cuando se construyó la actual puerta del apeadero del Alcázar y entre los que figuraría una escultura de la diosa egipcia, hoy en paradero desconocido. La intención de los arqueólogos es poder seguir con las excavaciones para terminar de configurar este espacio público de época romana que sin duda tuvo que tener un desarrollo importante.

Columnas de la plaza porticada. Hacia la derecha se abriría la plaza con un posible templo


Las excavaciones han documentado un hecho fundamental en la historia de este espacio. A finales del siglo II o principios del III d.C. toda la zona sucumbió ante un cataclismo que bien pudo ser un maremoto o un tsunami. Los edificios se vinieron abajo arrastrados por la fuerza del agua y la zona quedó completamente abandonada, refugiándose la población en las cotas más altas de la ciudad. No será hasta el siglo V cuando se ocupe de nuevo con la construcción de un monasterio. Este edificio religioso se relaciona con los restos hallados en 1974 por Manuel Bendala y Rafael Manzano, el famoso 'baptisterio' que se conserva en otra cripta en el extremo norte de la plaza.

Muro del monasterio cristiano en uso del siglo V al XI d.C.


El monasterio, del que en la cripta actual sólo se conserva un muro, se extiende hacia la zona norte del yacimiento, hoy cubierta a la espera de poder ejecutar el proyecto de puesta en valor de los restos. Entre los elementos conservados de este edificio se ha podido rescatar el claustro, que hoy en día está enterrado, protegido por una capa geotextil. Curiosamente este monasterio se mantuvo en uso hasta el siglo XI, cuando los musulmanes ya llevaban en Isbilya trescientos años. A esta época pertenecen también varias casas y calles que fueron completamente destruidas junto con el monasterio en el siglo XI para levantar el primitivo Alcázar.

Restos de policromía en uno de los sillares conservados


Precisamente la visita del sábado pasado, celebrada con motivo del Día Mundial del Turismo, culminó en las dependencias del CSIC existentes en una de las casas del Patio de Banderas, donde se conserva la espectacular puerta que en su día dio acceso al Alcázar del siglo XI y de la que ya os hablé en su momento.

Primitivo acceso al Alcázar del siglo XI


Miguel Ángel Tabales, sin duda uno de los máximos conocedores de la historia del Alcázar, relató durante la visita al primitivo acceso del Alcázar cómo hubo que desmontar parte de la casa para poder acceder a esta puerta, cegada desde época almohade. La excavación de esta puerta permitió fechar la construcción del Alcázar, retrasándolo hasta finales del siglo XI cuando siempre se había considerado bien del siglo IX o bien del X.

El objetivo de los responsables del Alcázar es que en un futuro no muy lejano se pueda construir una gran cripta arqueológica que ocupe la práctica totalidad del Patio de Banderas. En este espacio arqueológico el visitante podría conocer la historia y evolución de la ciudad de Sevilla desde su más tierna infancia, allá por el siglo IX a.C. hasta la actualidad, como complemento a la visita del propio palacio. Tal y como comentaba el sábado el profesor Tabales, las otras criptas arqueológicas que hay en la ciudad (Antiquarium, Castillo de San Jorge) permiten conocer un momento determinado de la historia de Sevilla, pero el Patio de Banderas es el germen de la fundación de la ciudad, por lo que su interés resultaría espectacular. Esperemos que el Ayuntamiento pueda afrontar lo antes posible este proyecto y sea una realidad más pronto que tarde.

3 comentarios:

juan_ito dijo...

Buenos días, se sabe si algún día se recuperará la fuente que había en medio de la plaza de albero? Gracias y un saludo!

Sergio Harillo dijo...

Hola Juan, te comento. Por lo que pudimos saber el sábado pasado, ahora mismo el Ayuntamiento trabaja en un proyecto para construir una cripta arqueológica que abarque gran parte del Patio de Banderas y que se financiaría con fondos del Alcázar (que asumiría también la gestión de la misma). Para poder hacer la cripta hay que volver a levantar toda la plaza, por eso no se ha vuelto a instalar la fuente. Una vez construida se reurbanizaría la plaza con la misma imagen que tenía hasta hace unos años, fuente incluida.

¡Un saludo!

Rafael Bermudo dijo...

El propio Plan Especial de Protección del Sector 6 "Real Alcazar" contempla la excavación integral de todo el área del Patio de Banderas. Este Plan, pendiente de su aprobación definitiva, recoge y protege todo lo relacionado con la Arqueología y el Urbanismo del Sector, asi de las catalogaciones de lo edificios existentes.
Rafael Bermudo, arquitecto co-redactor del Plan.