Páginas

viernes, 25 de noviembre de 2016

Luz verde a varios proyectos de recuperación del Patrimonio

Torre de la iglesia de San Bartolomé cuya cúpula se cayó en 1950


La inversión en Patrimonio es uno de los indicadores que se pueden usar para medir la vitalidad de una ciudad. En Sevilla, si bien las obras de restauración son constantes en determinados edificios como la Catedral, el Alcázar o el Ayuntamiento de Sevilla, la situación se vuelve crítica cuando bajamos un peldaño en la categoría de esos monumentos.

Recientemente se ha dado luz verde a varios proyectos relacionados con el Patrimonio que, de llegar a buen puerto, supondrán una mejora importante en dichos monumentos.


Detalle de la puerta de acceso a San Bartolomé, con restos de policromía


La Comisión de Patrimonio ha dado su visto bueno a la recuperación de las fachadas y elementos externos de la iglesia de San Bartolomé, en la antigua judería sevillana. Este edificio, construido a finales del siglo XVIII (1780-1796) es un buen ejemplo del período de decadencia que vivió la ciudad tras la marcha de la Casa de Contratación a Cádiz en 1717, lo que supuso un duro revés para la economía sevillana. El esplendor del Barroco de principios del XVIII con exponentes como San Luis de los Franceses, San Telmo o la Capilla de San José, dejará paso a edificios mucho más sencillos que abrazan el neoclasicismo de líneas más puras. En el caso de San Bartolomé, sus trazas se atribuyen a Antonio Matías de Figueroa, si bien fueron Fernando Rosales y José Echamorro los encargados de levantar el templo.

Fachadas de San Bartolomé necesitadas de una restauración urgente


La iglesia de San Bartolomé fue restaurada, en parte, en los años noventa, si bien quedó pendiente una actuación en su exterior. La situación crítica de la torre obligó al Arzobispado a llevar a cabo medidas de urgencia hace unos meses para evitar un mayor deterioro. El proyecto actual contempla la restauración de la torre y la recuperación de la policromía original de las fachadas, actualmente muy deterioradas. La importancia del color en el patrimonio sevillano es un tema que últimamente está siendo puesto en valor por expertos como la arquitecta Lola Robador, que ya intervino en las fachadas renacentistas de las Casas Consistoriales y que también está involucrada en la obra de San Bartolomé.

La segunda obra de restauración que ha validado la Comisión nos lleva a la Fábrica de Tabacos, donde hace unos meses la caída de una palmera dañó una de las puertas de la cancela de acceso. La intervención consistirá en recuperar los elementos de forja dañados por medio de moldes sacados a la puerta gemela, devolviendo a la cancela su imagen original.

Estancia principal de los Baños de la Reina Mora


Algo más polémica es la obra de recuperación de los Baños de la Reina Mora, antiguo hammam musulmán del siglo XII del que aún se conservan algunas dependencias y elementos originales. Tras la recuperación, en parte, por la Gerencia de Urbanismo y su posterior expropiación, fue cedido sin coste alguno a la Hermandad de la Vera Cruz durante veinticinco años ampliables a setenta y cinco. La Hermandad ha presentado al Ayuntamiento un proyecto que permita culminar las labores realizadas hace unos años y que dejaron por concluir diferentes aspectos. Con un presupuesto de 150.000 euros, la Hermandad pretende llevar a cabo, por fases, trabajos de revestimientos, instalaciones, carpinterías y restauración de elementos de valor, tal y como recoge hoy Juan Parejo en su artículo para Diario de Sevilla. Pendiente queda la construcción de un edificio que otorgue una fachada hacia la calle Baños. A nadie se le escapa que la próxima peatonalización de esta calle puede suponer un extra de valor para un edificio declarado Bien de Interés Cultural.

Fachada de la Casa natal de Luis Cernuda


Por último no podemos pasar por alto la reciente inscripción de la casa natal de Luis Cernuda, en la calle Acetres número 6, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz con la categoría de Bien de Interés Cultural. Esta protección, pedida por varias asociaciones conservacionistas de la ciudad, supone una salvaguarda, al menos en el papel, de un edificio que actualmente está a la venta.



Tal y como recoge la publicación del BOJA, "Cernuda es, probablemente, la figura más innovadora y la que mayor influencia ha ejercido sobre las generaciones posteriores dentro del grupo de poetas que conformaron la Generación del 27. Es, sin duda, uno de los líricos sevillanos más sobresalientes de la historia. Su lucidez y la modernidad de su lenguaje han terminado por convertirlo, además, en una referencia indiscutible para la poesía andaluza y española actual".

La casa de la calle Acetres, donde nació Cernuda el 21 de septiembre de 1902, está íntimamente ligada a su producción por lo que "el valor patrimonial de la casa va más allá de la mera circunstancia del nacimiento en ella del poeta. Sus vivencias en la casa durante su infancia marcaron profundamente a Cernuda y han tenido una influencia decisiva en su obra literaria. La mejor prueba de ello se encuentra en Ocnos, publicado en una primera edición en Londres en 1942 y comenzado a escribir en sus años de exilio en Glasgow. En los poemas incluidos en el libro se rememoran la infancia y la juventud del autor en Sevilla. Y en ellos es posible rastrear diferentes referencias a la vivienda de la calle Acetres, convertida en estos poemas en toda una metáfora de la felicidad del niño, antes de que éste tomase conciencia del tiempo".



Con esta distinción se otorga un marco legal de protección al edificio, obligando a sus propietarios a mantener tanto sus valores históricos como su propia integridad arquitectónica. Este tipo de actuaciones son un arma de doble filo, por un lado el edificio queda protegido, pero ello no significa que sus propietarios puedan o quieran conservarlo. Seguramente más pronto que tarde esta casa vuelva a ser noticia bien por su compraventa o por el inicio de un proceso de expropiación. Personalmente creo que sería una magnífica sede para la Casa de los Poetas de Sevilla, si bien es conocido mi afán por culturizar y dar un uso público a todo edificio histórico de valor singular.

3 comentarios:

nini desempleado dijo...

¿No se dice nada de recuperar la cúpula de San Bartolomé?
Quedaría muy bonito y no creo que fuera muy complicado.

Isaac Chalmain dijo...

Estamos de enhorabuena entonces. Pero no me ha quedado claro el destino final de los Baños de la Reina mora... ¿Serán musealizados o puestos en valor de alguna forma con unos horarios de visita regulares? Gracias por toda la información. ¡Enhorabuena por tu labor!

Sergio Harillo dijo...

Todavía no se conoce el proyecto definitivo, se habla de recuperar los exteriores de San Bartolomé, quizá se baraje la reconstrucción de la cúpula... ¿quién sabe?

Los Baños de la Reina Mora están cedidos a la Hermandad de la Vera Cruz para que realice en ellos actividades culturales y el Ayuntamiento se reserva poder desarrollar allí actividades municipales durante varios días al año. Aún es pronto para conocer qué se hará una vez restaurado el edificio.

Saludos y gracias por vuestros comentarios :)