Páginas

sábado, 11 de febrero de 2017

De ruta expositiva por Sevilla

'Media Hora' en Cicus


Después de varios meses yendo juntos a ver exposiciones, Sandra, del Blog Expressan, me propuso anunciar nuestras rutas por Twitter para que todo aquél que quisiera pudiera sumarse. Así surgió el pasado mes la iniciativa #RutaExpo, en la que lanzamos la información una semana antes en la red del pajarito dando un punto de encuentro y una hora para comenzar la ruta. Ayer viernes, lluvia incluida, batimos nuestro propio récord al visitar diez exposiciones a lo largo de la tarde. ¿Tantas exposiciones hay en Sevilla? Pues sí, y más, de hecho en este post podéis encontrar toda la información sobre las exposiciones que hay ahora mismo en Sevilla. Pero hagamos un repaso por lo que pudimos ver ayer.


La #RutaExpo2 comenzó en Cicus, el Centro de Iniciativas Culturas de la Universidad de Sevilla donde hasta el 23 de marzo Pablo Balbontín expone 'Media Hora'. La exposición de fotografía ocupa toda la sala superior del centro cultural y enfrenta al espectador con un tema que puede parecer cliché, pero que sigue a la orden del día, la prostitución. Fotografías técnicamente impecables de diferentes 'clubs' repartidos por Andalucía en los que llama poderosamente la atención la absoluta ausencia de vida humana; en las fotografías no aparece nadie, están cerrados a cal y canto por ser de día y más parecen espacios abandonados que lo que realmente son. La exposición acaba con una grabación en la que diferentes chicas hablan sobre su experiencia, cómo entraron en ese mundo y lo difícil que es salir de él.

Alejandro Quincoces en Galería Haurie


Del Cicus nos fuimos a la Galería Haurie, donde Alejandro Quincoces, Evencio Cortina, Martín Ballesteros, Pepe Carazo y Roberto Zalbidea firman la colectiva 'Koloraj Laboris', que en esperanto significa 'trabajo de color'. Y el color es precisamente el gran protagonista de las pinturas y acuarelas que componen la exposición, un color que queda matizado en prácticamente todas las obras por una bruma que hace pensar en la procedencia de los artistas, el norte de España, donde el clima y la luz no tienen nada que ver con la intensidad a la que estamos acostumbrados en Andalucía.

Guillermo Pérez Villalta en Galería Rafael Ortiz


La siguiente parada fue Rafael Ortiz, que acoge 'Los géneros de la pintura' hasta el 11 de marzo y de la que ya han hecho un fantástico repaso los compañeros del Blog El Lápiz Colorao. Adentrándonos en la Sevilla más comercial llegamos a la Fundación Cajasol, donde todavía estáis a tiempo de visitar '25 siglos. La escultura en la colección de arte de Cajasol', exposición a la que ya le dediqué un amplio reportaje con motivo de su inauguración.

'Roma' de José Guerrero en Galería Alarcón Criado


Tras la visita a Cajasol y ya bajo la lluvia, decidimos saltarnos el plan preestablecido para dirigirnos al Arenal en busca de las galerías Alarcón Criado, que expone 'Roma' de José Guerrero y La Caja China, con pinturas de Julián Gil. De la primera destacar las fotografías de gran formato de ruinas romanas y el vídeo, muy recomendable. 

Ismael Lagares en Galería Birimbao


De regreso al 'centro', llegamos a la exposición que más me gustó de todas las que vimos ayer, 'El aire que nos llega', en la Galería Birimbao. Se trata de una selección de seis únicas obras de seis artistas andaluces de gran proyección en la actualidad: Ana Barriga, Norberto Gil, Ismael Lagares, David López Panea, José Carlos Naranjo y Cristóbal Quintero. Se podría decir que es un trasunto, a menor escala, de la exposición '¿Qué sienten, qué piensan, los artistas andaluces de ahora?' que acoge el CAAC actualmente. Personalmente, me parece mucho más ilustrativa la propuesta de Birimbao que la del CAAC, lo que demuestra que no hacen falta grandes presupuestos para conseguir un gran impacto. De los seis artistas me voy a detener en los tres que más me llamaron la atención. A Ismael Lagares lo conocía ya de haberlo visto en exposiciones anteriores, bien a título individual o en colectivas. Su uso del color, unido a la plasticidad de sus obras, hacen de cada pieza una mezcla entre la pintura y el bajorrelieve (me tomo muchas licencias al usar este término, lo sé). Sus obras invitan al tacto e incluso tienen algo que recuerda a la gastronomía, con esas llamaradas de color que salen del soporte como si de nata en un pastel se tratase. Son piezas que parecen tremendamente frágiles pero al mismo tiempo desprenden una fuerza increíble.

Cristóbal Quintero en Galería Birimbao


Cristóbal Quintero es el segundo artista que quiero destacar en esta exposición. Si bien la colectiva que tuvo en este mismo espacio me dejó algo frío, tengo que reconocer que la pieza actual me tocó de pleno. La sencillez del trazo, el uso de colores que más parecen neón que pintura, la propia composición, una obra muy interesante que gana al natural y que acapara todas las miradas desde que entras en la galería. Y por último, el paisaje de José Carlos Naranjo, artista del que ya me habían hablado pero que no conocía en directo. Y desde luego merece la pena estar delante de su obra. Cualquier imagen no hace justicia a la serenidad y belleza que desprende su paisaje nocturno colgado en Birimbao. Innovar en un paisaje a estas alturas es harto complicado, el secreto está en transmitir tu personalidad al mismo, y realmente José Carlos Naranjo lo ha conseguido. Magnífico.

La #RutaExpo2 no acabó aquí, todavía teníamos tiempo de más y seguimos hacia Arquemí, donde expone María José García Matres y el Espacio Laraña de la Facultad de Bellas Artes, donde se acaba de inaugurar la exposición de Guillermo Ramírez Torres 'Hasta que cae el andamio'. Lo que aparentemente puede parecer una instalación extraña repleta de andamios de obra, se torna en pura poesía cuando conoces un poco la historia de Guillermo. La fragilidad, la búsqueda de apoyos, la superación y la enfermedad están muy presentes en su obra, si bien es algo que se le puede escapar al visitante neófito al no haber ningún texto aclaratorio a la entrada de la exposición.

Pedro Rodríguez Garrido en Caja Rural del Sur


La tarde concluyó en el espacio cultural de la Caja Rural del Sur de la Plaza de la Magdalena, un espacio con posibilidades, pero al que le hace falta un trabajo de gestión cultural importante para poder asentarse como espacio de creación. La obra de Pedro Rodríguez Garrido nos sirvió como colofón a una tarde de lo más prolífica. El artista onubense regresa a Sevilla con 'Paisajes' y como decía antes, la personalidad es fundamental en este género. Rodríguez Garrido arrastra la pintura de tal forma que sus composiciones, a pesar de reflejar un lugar concreto, se convierten en una imagen más de la era de la Globalización. Sus cuadros podrían reflejar Madrid, Nueva York o Tokio, lo mismo da, lo importante es que consiguen hacerte partícipe de una escena en la que, como en las fotografías de Balbontín que abrían el post, la presencia humana es imperceptible. Se sabe que hay personas, porque ves los edificios, los coches, las luces, pero no hay rastro de ningún ser humano, una imagen que podría resultar apocalíptica, pero que en sus pinturas abraza la serenidad, logrando transmitirla al espectador.

Una tarde repleta de arte, de experiencias y de conversaciones de lo más interesantes. ¿Qué se puede hacer un viernes por la tarde en Sevilla? Pues qué mejor manera que disfrutar de sus espacios culturales, lugares en los que, por cierto, apenas nos cruzamos con gente salvo un grupo que hacía una visita guiada en Cajasol. Cierto es que la tarde no acompañaba con la lluvia, pero no es la primera vez que echo en falta un mayor número de 'curiosos' en nuestros espacios expositivos. De verdad, hacedme caso, merece la pena, traspasad esa frontera psicológica y dejaos atrapar por el arte. 

Nos vemos en #RutaExpo3

4 comentarios:

Gabriel Maestre dijo...

Genial el recorrido. Me conformo conque haya una pequeña red alternativa, de creación contemporánea y otras formas de expresión, en nuestra ciudad, y sin necesidad de burocracias a nuestro cargo (ya has señalado que estas pequeñas exposiciones pueden ser mejores que las oficiales del CAAC). Un saludo

Gabriel Maestre dijo...

Y, si las cosas se ponen difíciles por la falta de ingresos, que los artistas y expositores se junten en un par de espacios mayores (quizás con la ayuda de alguna fundación), para que les sea más económico salir adelante. Sería una espexie de coworking cultural.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Genial!!!

Sergio Harillo dijo...

Precisamente Gabriel, este fin de semana se inaugura un nuevo espacio llamado Espacio 13 que va por esos caminos que dices. A ver qué tal, tengo ganas de conocerlo :)

¡Saludos!