Páginas

martes, 25 de abril de 2017

Espacio Caótica llega para aportar magia a la ciudad


Hay lugares que tienen magia, transmiten una energía positiva que te invita a disfrutar del momento que estás viviendo. Te puede pasar ante un paisaje, en un museo o en una librería. Reconozco que soy un apasionado de los libros, desde pequeño mi casa ha estado llena de libros; mis padres eran ávidos lectores e imagino que cuando creces rodeado de tantas y tantas historias es lógico que desarrolles un amor casi incondicional hacia los libros. 




La semana pasada abrió sus puertas Espacio Caótica. Se podría definir como una librería, pero es mucho más, es un lugar para disfrutar, para quedarte, donde sentirte cómodo e incluso protegido del mundo exterior. La lectura siempre se ha relacionado con el mundo interior de cada individuo, cuando te asomas a un libro estás compartiendo las experiencias, las inquietudes, los anhelos de la persona que lo ha escrito. Página a página te conviertes en cómplice de lo que esa persona ha querido contar, formando parte de ese mundo interior que ha querido compartir con la Humanidad. Las librerías, al igual que las bibliotecas, son acumulaciones, montones de historias esperando a ser compartidas. ¿Puede haber algo más hermoso?




Espacio Caótica nace del caos, de una situación concreta en la que una librería (La Extravagante) tuvo que cerrar sus puertas por la especulación crematística a la que está siendo sometida la Alameda de Hércules. Un lugar de estancia, donde podrían haber convivido múltiples manifestaciones comerciales, ha terminado convertido en una sucesión de bares uno tras otro. La ley de la oferta y la demanda, supongo. Frente al alquiler que puede pagar un establecimiento hostelero, la librería no tuvo más remedio que hacer las maletas. Pero lo que podría haber sido un punto y final se convirtió en una oportunidad para crecer, para alcanzar nuevas metas y objetivos. Y así nace Espacio Caótica.




En sus cuatro plantas podrás encontrar una cafetería en planta baja y dos plantas de librería especializada en narrativa pero con espacio para literatura infantil, arte, ilustración, novela gráfica, poesía, viajes y un hueco para la revista Jot Down, que ha querido formar parte del proyecto con su propio espacio. La última planta se ha reservado para actividades culturales, si bien de momento esta zona tendrá que esperar a que Caótica controle un poco el caos que supone una inauguración a marchas forzadas. Carlos Pedraza y Alejandro Vicuña son los responsables de la transformación de este anodino edificio de la segunda mitad del siglo XX en un espacio acogedor en el que el cuidado diseño contribuye a hacer de Espacio Caótica un lugar con magia.




Los que me seguís sabéis que soy muy dado a comparar Sevilla con las ciudades que visito y siempre tengo un "¿pero por qué en Sevilla no tenemos algo como esto?" en la punta de los dedos. Esta vez me puedo sentir orgulloso de lo que han hecho un grupo de héroes (porque para mí lo son y eso que no los conocía en persona hasta ahora) por y para la ciudad. Espacio Caótica es uno de eso lugares que aportan calidad a la ciudad, un espacio que quieres mostrar a aquellos que vienen a visitarla. Ojalá esta nueva etapa les vaya muy bien porque de corazón pienso que este tipo de apuestas son las que Sevilla necesita. Y a tenor del éxito y la repercusión que está teniendo la apertura parece que no soy el único que lo piensa. #HolaCaos, ven para quedarte mucho tiempo.




>> Toda la información sobre Espacio Caótica la podrás encontrar aquí

3 comentarios:

Gabriel Maestre dijo...

Ojalá les vaya muy bien, sí. Yo, que prefiero los libros electrónicos, tengo que decir que me encantan este tipo de espacios (pienso en La Central de Madrid). Y, aunque no se vendan muchos libros, creo que espacios que funcionen a la vez como tienda, sala de exposiciones, sala de actos culturales varios e incluso cafetería (siempre han sido sitio de reunión de 'culturetas') son el futuro de la cultura,junto con el cuidado del patrimonio y la labor de algunas escuelas y fundaciones. Ah, y, muy importante, el intercambio en la red. No creo mucho en Ministerios de Cultura, Universidades o Reales Academias.

Oudeis dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Gabriel. Aunque yo prefiero el libro impreso y su olor, como decía Erasmo, al electrónico. ¡Cosas de los viejos perros verdes sevillanos!

Iniciativas como esta son aire fresco en el habitualmente enrarecido y poco ventilado ambiente cultural hispalense. Merecen todo nuestro apoyo.

Sergio Harillo dijo...

Yo también soy más de libro de papel. Si bien es verdad que nunca he probado a leer en libro electrónico, para mí uno de los mayores placeres de esta vida consiste en sentarte tranquilamente a leer pasando las páginas de un libro :)

¡Saludos y gracias por vuestros comentarios!