Páginas

miércoles, 12 de abril de 2017

Sevilla, presente en el Congreso Nacional sobre Cerámica Nolla

Mosaico de gres porcelánico en el Pabellón de Perú de la EIA de 1929 (Sevilla)



Cuando me pongo a escribir un post suelo tener las ideas muy claras, me siento delante del ordenador y empiezo a teclear hasta que acabo la entrada. Lo complicado viene cuando tienes tantas ideas en la cabeza que no sabes ni por donde empezar. La semana pasada se celebró en Barcelona el II Congreso Nacional sobre Cerámica Nolla y allí me fui a mostrar, junto con mi compañera en la aventura, Reyes Abad, los ejemplos que de este tipo de pavimento se conservan en Sevilla.

Sobre la fábrica Nolla, su expansión por España y los diferentes pavimentos que tenemos en Sevilla ya os hablé en este post, un texto por el que los organizadores del Congreso supieron de la existencia de estos mosaicos en nuestra ciudad. Cuando me animaron, a través de Twitter, a participar en el Congreso, mi primera respuesta fue ¿cómo voy a irme yo a un Congreso a Barcelona a hablar de cerámica? Afortunadamente lo sopesé y acepté. Gracias a ello he vivido una experiencia inolvidable.


Mosaico Nolla en el antiguo Hotel América Palace de Sevilla


La comunicación que presentamos en el Congreso se titulaba 'Desarrollo del Mosaico Nolla en Andalucía a principios del siglo XX'. Nuestro punto de partida fue el Hotel América Palace de Sevilla, construido por Fernando Guerrero Strachan para la Exposición Iberoamericana de 1929 y uno de los edificios con más pavimento Nolla de España en su momento ya que sus setecientas habitaciones contaban con mosaicos de este tipo. Cuando empezamos a indagar sobre Nolla en Andalucía nos dimos cuenta de que apenas había nada escrito sobre el tema (por no decir nada, o al menos no lo hemos encontrado). A nivel nacional sí hay varios artículos y publicaciones pero al ser un material fabricado en Valencia y empleado en la zona levantina, no tuvimos más remedio que partir de cero, buscando en archivos, visitando edificios, preguntando aquí y allá. El resultado ha sido un artículo que espero vea pronto a la luz en el que tanto Reyes como yo hemos puesto toda nuestra ilusión para contribuir no sólo a dar a conocer los mosaicos Nolla en Sevilla sino a incidir en la idea que nos unió desde el principio: el patrimonio es mucho más que una fachada y son múltiples los elementos que dan personalidad a un edificio. Con este trabajo esperamos que se empiece a valorar un patrimonio tan frágil como desprotegido.

Nuestra comunicación en el Congreso fue todo un éxito. Por lo que pudimos comprobar, pocos eran los que se imaginaban que los pavimentos Nolla hubieran llegado a Sevilla y menos que los hubiera en tal cantidad (hasta la fecha hemos documentado trece edificios con ellos) y originalidad (los motivos empleados en el Pabellón de Perú reproduciendo antiguos ídolos prehispánicos son únicos). El Congreso ha servido para situar a Sevilla en el mapa de un tipo de pavimento que triunfó en la segunda mitad del siglo XIX aquí en España para desarrollarse plenamente durante las primeras décadas del siglo XX. Nuestra ciudad se suma así a una larga lista de localidades de todo el mundo unidas por el gres porcelánico (estos mosaicos están presentes en edificios de Londres, Dublín, Moscú, Estados Unidos y Latinoamerica).

Pavimento de gres porcelánico en un edificio de la calle Orfila (Sevilla)


Durante las tres jornadas que ha durado el Congreso hemos podido conocer el patrimonio catalán, valenciano y murciano (impresionante el caso de Cartagena) y aprender un poco más sobre lo que genéricamente se conoce como 'mosaicos Nolla' por ser la primera empresa que obtuvo el permiso para fabricar teselas de gres porcelánico en España. También hemos podido comprobar la fragilidad del patrimonio, cómo durante décadas se han maltratado unos pavimentos que sólo ahora se están poniendo en valor gracias a que están 'de moda'. En Barcelona y Valencia se llegan a anunciar las promociones inmobiliarias con un plus de calidad si los edificios tienen Nolla e incluso existe cierto mercado de teselas para completar aquellos que están en malas condiciones o para crear nuevas composiciones imitando diseños de hace un siglo.

Pavimento de gres porcelánico en un edificio de la calle Orfila (Sevilla)


Después de lo vivido durante estos tres días en el Congreso no puedo más que sentirme muy orgulloso de haber contribuido a difundir nuestro patrimonio, un legado que lamentablemente en Sevilla no estamos valorando y que como se ha denunciado en múltiples ocasiones está desapareciendo sin que se le ponga ningún remedio. Una de las preguntas que más ha salido en las mesas redondas es cómo se puede permitir que edificios protegidos sean desvalijados sin que nadie haga nada. Los expertos que han intervenido en las diferentes mesas redondas y comunicaciones abogan por ir un paso más allá en la protección del patrimonio incluyendo elementos tan frágiles como los papeles pintados o las sedas y tejidos que decoran paredes. Habrá quien piense que esto es una exageración, que no podemos conservar absolutamente todo, pero el problema está en que cada vez queda menos todo y estamos perdiendo ejemplos de un patrimonio maravilloso. Debemos empezar a entender que el patrimonio forma parte de nuestra propia esencia y que sólo dando a conocer su importancia y valor lograremos crear conciencia en torno a su protección. De nada sirven las leyes cuando no se aplican o se deja todo al albur del poder económico, es absolutamente necesario concienciar a la población de la importancia de conservar el patrimonio.

Pavimento de gres porcelánico en la Sala de Prensa y Libros del Pabellón de Colombia de 1929 (Sevilla)


Para finalizar este cúmulo de experiencias quiero agradecer a Reyes el haberme dicho "claro que vamos" cuando le comenté lo del Congreso y a los organizadores del mismo haber sido tan atentos con nosotros, unos meros principiantes en el universo Nolla. Ahora viene la parte complicada, dar a conocer este patrimonio en la ciudad de Sevilla y espero que la recepción sea tan positiva como lo ha sido en Barcelona.

No hay comentarios: