Páginas

lunes, 11 de septiembre de 2017

El entorno de Torre Sevilla se reurbanizará para mejorar las comunicaciones

Croquis de la intervención en la Avenida Expo92. Imagen del Ayuntamiento de Sevilla


Todavía habrá que esperar unos meses más para poder conocer el Parque de Magallanes, construido entre el complejo Puerto Triana y la ribera del río a su paso por el Puente del Cristo de la Expiración. El Ayuntamiento acaba de dar a conocer el proyecto de remodelación de la zona sur de Torre Sevilla, unas obras que serán financiadas por CaixaBank y que prevén mejorar la accesibilidad en una de las puertas de entrada a la ciudad.

Las obras, que tendrán un coste cercano al millón de euros, tienen un plazo de ejecución de tres o cuatro meses. El Ayuntamiento prevé dar luz verde a este proyecto en las próximas semanas, por lo que, si no hay contratiempos, para finales de 2017 o principios de 2018 podrían estar acabadas. Una vez finalizadas, se procederá a inaugurar el Parque de Magallanes, cuyas obras ya han culminado. Es de suponer que desde el Ayuntamiento prefieren retrasar esta inauguración unos meses más para facilitar las obras del entorno.


Isleta en la que se construirá la nueva dársena para autobuses del Consorcio de Transportes


La gran novedad de la reurbanización de esta zona será el traslado de las paradas del Consorcio de Transportes a una nueva ubicación, en la gran isleta central existente a día de hoy en la Avenida Expo 92. Para ello será necesario remodelar esta zona ajardinada, construyendo dos carriles para el tráfico que darán acceso a las nuevas paradas de las 21 líneas que recogen pasajeros en Chapina de camino al Aljarafe. Las paradas contarán con una gran pérgola textil que resguarde a los usuarios de las inclemencias del tiempo, tanto de la lluvia como del sol. Para acceder a esta nueva dársena se habilitarán varios pasos de peatones. La zona de dársenas quedará separada de los carriles del tráfico por una pequeña isleta donde se plantarán árboles.


Frente de Torre Sevilla donde se plantará una hilera de árboles y se colocarán jardineras de gran tamaño


La segunda intervención se centrará en el frente de Torre Sevilla. En la gran explanada de acceso al edificio se habilitará un carril bici, se plantará una hilera de árboles junto a la carretera, se colocarán grandes jardineras con bancos y se instalará una zona de carga y descarga para los servicios de la Torre.


Frente del Parque Magallanes donde se renovará el pavimento y se plantarán dos hileras de árboles


Por último, cuando las paradas del Consorcio de Transporte se puedan trasladar a su nueva ubicación se procederá a reurbanizar el frente sur del Parque de Magallanes, donde se eliminarán las pérgolas de la Expo para sustituirlas por dos hileras de árboles. También se actuará en el pavimento sustituyéndolo y eliminando barreras arquitectónicas.

Con estas obras el Ayuntamiento da por concluidas las mejoras viales previstas ante la entrada en funcionamiento de Torre Sevilla. Al menos, de momento, ya que la apertura del centro comercial que se está construyendo en los edificios podio del complejo Puerto Triana tal vez obligue a una nueva remodelación para evitar colapsos de tráfico.

Esta zona está llamada a ser, en el futuro, una de las nuevas áreas de centralidad de la ciudad. Ahora mismo existen una gran cantidad de solares vacíos que se podrían poner en carga en los próximos años, a lo que habría que añadir la futura estación de metro con paradas de las líneas 2 y 4 y la construcción de un apeadero de Cercanías. Estas actuaciones exigen una planificación a largo plazo para evitar que el resultado final sea un auténtico caos inconexo. De este modo se ahorrarían costes evitando duplicar las inversiones haciendo obras sobre lo ya ejecutado y se lograría una unidad de conjunto que dote de atractivo a este espacio. El Ayuntamiendo debería ser especialmente cauteloso con los proyectos que se planteen aquí.


Isleta que se ha quedado fuera de la reurbanización de la zona

Como propuesta personal para la zona quisiera plantear la posibilidad de actuar en la otra gran isleta que se ha quedado prácticamente incomunicada tras la última remodelación de hace unos meses. Se trata de un espacio baldío en el que únicamente hay plantadas varias tipuanas. Este espacio debería ajardinarse, eliminando la solería actual para diseñar algo similar a lo que se hizo en la Avenida del Cid hace unos años o en la calle San Juan de Ribera junto al Parlamento, plantando césped y arbustos que den algo de colorido. El uso de tierra en este tipo de espacios es mucho más apropiado que la solería al permitir que se filtre el agua cuando llueve al tiempo que mitiga los efectos de isla de calor, ya que la solería se recalienta y expulsa ese calor en las horas nocturnas. Además, el beneficio estético es más que evidente.


Calle San Juan de Ribera con la mediana ajardinada


La intervención se podría rematar con una escultura o fuente que dote de personalidad al espacio. Estoy pensando en una pieza de grandes dimensiones acorde al tamaño del espacio, algo como la escultura 'Ones' de Andreu Alfaro en Barcelona:


'Ones' del escultor Andreu Alfaro. Puerto de Barcelona

O quizá algo más llamativo como la obra 'El despertar' de J. Seward Johnson Jr.:


'El despertar' de Seward Johnson Jr. (Fuente)

O alguna de las monumentales piezas que realiza el escultor mexicano Javier Marín:

Escultura de Javier Marín (Fuente)


El objetivo es dar mayor personalidad a un espacio que hoy en día no es más que un nudo de comunicaciones. La vegetación y el arte público pueden y deben servir para mejorar los espacios ciudadanos y más cuando se trata de una de las entradas a la ciudad. A la hora de ejecutar un proyecto no se debe tender únicamente a cumplir la normativa de acerados y barreras arquitectónicas, sino que la estética final debería ir ganando puntos en una ciudad que normalmente descuida bastante este aspecto.

No hay comentarios: