Páginas

martes, 31 de octubre de 2017

Palacio de los condes de Casa Galindo

Fachada principal del Palacio de los condes de Casa Galindo



El siglo XIX fue un período de crisis política, económica y social en Sevilla. Sin embargo, aún podemos reconocer en el entramado urbano determinados hitos que nos dan hablan de una sociedad que se resistía a dejar atrás el esplendor que había tenido la ciudad en siglos anteriores. Uno de los mejores ejemplos es la casa palacio de los condes de Casa Galindo. Se trata de un edificio construido en la primera mitad del siglo XIX (1842 es la fecha de su cancela aunque podría ser anterior) por encargo de Vicente Torres Andueza. De la ejecución se encargó el maestro de obras Alonso Moreno, que diseñó una gran casa que sigue la tradición arquitectónica sevillana pero actualizándola a las corrientes artísticas y sociales decimonónicas.



Portada y balcón principal de la Casa. Las buhardillas son un añadido de 1978


El palacio de los condes de Casa Galindo toma su nombre de Andrés Lasso de la Vega y Quintanilla, conde de Casa Galindo, que compró el edificio a sus primeros habitantes. La casa de la calle Alfonso XII, con fachada a la plaza del Museo, es plenamente neoclásica. Su fachada original, de dos plantas, estaba rematada por un frontón triangular que remarca la ubicación de la puerta principal del edificio. Esta portada se ancla a la fachada con dos columnas toscanas sobre pedestal que sirven de antesala al gran zaguán. Sobre la puerta, un balcón enmarcado por pilastras jónicas que simulan sostener el frontón superior. Se trata de un juego muy sencillo, típico de la arquitectura neoclásica, que utiliza elementos de origen grecorromano para dar mayor realce a las zonas principales del edificio. La tercera planta, con sus buhardillas, es un añadido del arquitecto Rafael Manzano, encargado de adaptar el edificio a partir de 1978 a su nuevo uso como apartamentos.


Zaguán del edificio con una reja muy similar a la del Palacio de Villapanés


Una de las grandes novedades que incorpora la arquitectura decimonónica al caserío sevillano es la eliminación de los accesos en recodo. Si visitamos los grandes palacios sevillanos como Pilatos, Dueñas o Pinelo, nos daremos cuenta de que el patio principal nunca se encuentra a eje con la portada y es necesario realizar algún que otro giro para llegar hasta él. Será ya a partir del siglo XVIII cuando la arquitectura doméstica empiece a tender hacia un eje de perspectiva más o menos lineal que comunique el acceso principal de los edificios con el patio. La escalera seguirá estando en este patio, pero se trasladará desde un extremo del mismo hacia un lateral, ganando en visibilidad. 




Es lo que ocurre en este palacio. La portada principal da acceso a un gran zaguán que se abre al patio por medio de una espectacular cancela de origen francés que permite el paso de la luz, tamizándola, y al mismo tiempo no impide que se vea lo que transcurre en el interior. Ya en el patio la escalera gana un gran protagonismo, ocupando todo un lateral del mismo y decorándose con mármoles de colores en lugar del tradicional azulejo de cuerda seca que sí vemos en los zócalos del patio. En lugar de una armadura de madera la cubierta de la caja de escaleras se cubre con una bóveda mucho más sencilla (y económica).

La gran escalera se abre directamente al patio




La reforma de 1978 respetó en gran parte la zona más histórica de este edificio declarado Bien de Interés Cultural en 1968 pero al mismo tiempo modificó partes sustanciales para poder construir viviendas en su interior. Sus grandes salones fueron compartimentados y su jardín trasero desapareció para levantar un gran volumen que acogiera más viviendas. Manzano, encargado de la reforma, planteó una intervención de carácter historicista que no se desmarca de la arquitectura original del edificio, mimetizándose con ella. 


Patio principal del edificio


Los años setenta fueron un período de convulsión en torno a este edificio ya que hubo un pleito entre la casa ducal de Osuna y los herederos de Casa Galindo. Al parecer debido a un enlace matrimonial, ambas ramas dinásticas quedaron emparentadas y el edificio se convirtió en la residencia oficial de la duquesa de Osuna en Sevilla. Es en este momento cuando se protege el edificio con todo lo que tenía dentro. Tras la muerte del marido, la familia Lasso de la Vega quiso recuperar el edificio y la duquesa de Osuna se trasladó (con su patrimonio) a otro inmueble. La casa palacio llegó a ser propuesta como subsede del Museo de Bellas Artes, con la idea de ampliar la pinacoteca sin alejarse mucho de la sede principal. Al palacio de los condes de Casa Galindo iría una parte de la colección para liberar espacio en el antiguo convento de La Merced. Este proyecto nunca se llevó a cabo y se perdió la oportunidad de reunir en la misma plaza las dos sedes del Bellas Artes.


Escultura de la fuente principal del patio


>> Como indica la Ley de Patrimonio, el palacio de los condes de Casa Galindo debe abrirse al público al estar declarado Bien de Interés Cultural. La visita, que se ciñe al patio principal, se realiza los lunes en horario de 11 a 13:30 horas y es libre.

No te pierdas la historia de otras casas y palacios sevillanos recogidos en el Blog (enlace)

No hay comentarios: