Páginas

jueves, 21 de diciembre de 2017

Las Victorias aladas de Plaza de América recuperan su belleza original



El conjunto escultórico que la Exposición Iberoamericana de 1929 dejó en nuestra ciudad es sin duda un elemento urbano poco valorado, poco estudiado y muy desconocido a pesar de la cantidad y calidad de piezas que se realizaron en el antiguo recinto expositivo. En los últimos años se está llevando a cabo un gran esfuerzo económico por parte del Ayuntamiento para recuperar este legado interviniendo en la Fuente de las Estaciones, la escultura del Cid Campeador, la Fuente de Hispania, la de Puerta de Jerez o la Glorieta de Covadonga. 



Uno de los conjuntos que peor estado presenta es el de las Victorias de Plaza de América, realizadas por Lorenzo Coullaut Valera, Manuel Delgado Brackembury y Pedro Carbonell en 1914 según proyecto de Aníbal González. La propuesta escultórica bebe directamente del gran paseo central de la Exposición Universal de Turín de 1911, decorado con una serie de Victorias sobre columnas, elemento siempre asociado al triunfo y al progreso.


Postal antigua del paseo central de la Exposición Universal de Turín de 1911


La intervención en las Victorias de Plaza de América contempla una primera fase de limpieza y consolidación que se completará con la reintegración de los volúmenes perdidos. Es la primera vez que se actúa sobre estas esculturas de piedra que han sufrido la acción del paso del tiempo y de los fenómenos meteorológicos, un efecto que se ha visto agravado por la propia calidad de la piedra empleada. La necesidad de realizar muchas esculturas en un tiempo reducido provocó que en su momento se empleara piedra de una calidad bastante discutible para abaratar costes lo que ha influido a la larga en la conservación de las piezas (algo similar le ocurre a las fachadas del Museo Arqueológico). Ya en 2014 hubo que hacer un tratamiento de urgencia sobre estas esculturas para evitar desprendimientos, sin embargo un mero paseo por Plaza de América demuestra la gran cantidad de elementos que se han perdido en su siglo de existencia (alas, brazos e incluso una de las victorias está descabezada). De momento se está interviniendo en cuatro de las esculturas y el cambio, tras una limpieza superficial, es espectacular:


El estilo de Coullaut Valera es inconfundible en esta maravillosa escultura

Fotografía de Fran Domínguez


Fotografía de Fran Domínguez


Fotografía de Fran Domínguez

Algunas Victorias llevan símbolos como espadas, coronas de laurel o brújulas

Fotografía de Fran Domínguez


El proyecto de intervención está previsto que finalice en esta primera fase en marzo de 2018. La restauración de estas cuatro piezas servirá de ensayo para actuar en todo el conjunto, intervención que esperemos no se demore en el tiempo.

No hay comentarios: