Páginas

miércoles, 24 de enero de 2018

La Glorieta de Perú, símbolo del abandono



No es la primera vez que hablo en el Blog sobre la Glorieta de Perú. Hace tres años denunciaba el absoluto estado de abandono de esta zona situada tras el Teatro Lope de Vega. La Glorieta, que ya formaba parte de los jardines del Palacio de San Telmo en época de los duques de Montpensier, quedó entre los diferentes pabellones que se levantaron para la Exposición Iberoamericana. El espacio fue abandonado completamente hace años e incomprensiblemente el Ayuntamiento deja pasar el tiempo sin intervenir en esta bella glorieta.



Columna en primer plano sin su escultura. A lo lejos aparece la basa de otra columna desaparecida


Una fuente de la que ya no queda rastro alguno sustituyó en su momento a la escultura de Fernando VII conservada hoy en el convento de Santa Clara. Custodiando la escultura y posterior fuente se instalaron ocho columnas sobre las que había otras ocho esculturas. De las piezas originales han desaparecido cuatro. De hecho, algunas columnas han sido arrancadas y ya sólo queda la basa. En otras ni eso. El recinto presenta un estado de dejadez que roza lo desagradable. No se entiende tanto desprecio por el patrimonio en una ciudad patrimonial.


Fuente abandonada en el centro de la Glorieta

Tras este frondoso árbol se esconde una de las esculturas de la Glorieta



Podríamos hablar de la eterna promesa de recuperar toda esta zona de jardines para convertirla en un foco cultural de primer orden aprovechando las instituciones existentes. Podríamos hablar de la idea de crear el "central park" sevillano. Promesas que nunca llegan a nada mientras este espacio desaparece irremediablemente. Dentro de unos años, cuando ya no quede absolutamente nada, nos lamentaremos. Ahora aún estamos a tiempo de recuperarlo. De verdad, no cuesta tanto. Sólo hace falta voluntad.



3 comentarios:

SiglosdeSevilla dijo...

¿Sabes qué ha sido de esa fuente? Deberían recuperar la glorieta como bien dices. Podrían aprovechar para situar ahí la estatua, que como dices se conserva y está maltratada en una esquina no visitable del Convento de Santa Clara. Así se exhibiría la estatua y se dignificaría este espacio. O aún mejor podría ser situarlo en su primer emplazamiento junto al Palacio de San Telmo, más aún si se abre al público como están proponiendo ahora, aunque supongo que será más problemático por la diferente propiedad de la estatua (ayuntamiento) y el Palacio de San Telmo (Junta)

Sergio Harillo dijo...

La escultura de Fernando VII que se conserva en Santa Clara debería ser una pieza de museo. Es una muy buena obra escultórica y como tal bien podría estar en un museo. Colocarla en un espacio público me choca algo más, sobre todo teniendo en cuenta que no fue una figura histórica positiva (por decirlo de alguna manera).

Eso sí, la Glorieta bien merece una restauración, es una pena que esté como está.

¡Saludos!

José Luis dijo...

Me produce tristeza ver de nuevo esta glorieta que en su día formó parte del conjunto arquitectonico que heredamos de la exposición del 29. Comentar que fui testigo insitu del deterioro de la misma con el beneplácito del ayuntamiento permitiendo el desmantelamiento de la zona y convirtiéndola en terraza de verano para el disfrute la movida sevillana de 1998/2000.Aquello se alfombro con césped artificial, se instalo una barra al aire libre, pista de baile y luces a tutiplen. De la transformación del edificio blanco adjunto, bar de copas El Montpesier, ni te cuento, valiente destrozo. Un saludo y gracias por velar por la Sevilla auténtica.