Páginas

lunes, 9 de abril de 2018

'El Médico', el musical andaluz alcanza la mayoría de edad



Dejar el listón muy alto conlleva riesgos. Tras 'Germinal' era difícil superarse, pero con 'El Médico', el Liceo Municipal de Moguer y todo el equipo de Versus Creative lo han conseguido y han creado un espectáculo prácticamente perfecto. 'El Médico' lo tiene todo, una historia fascinante, una música maravillosa y unas interpretaciones fantásticas. 

El año pasado por estas mismas fechas os contaba lo encantado que había salido de 'Germinal' tras su estreno en el Teatro Lope de Vega. Ahora me vuelvo a rendir ante la creación de Iván Macías (compositor y director del Liceo Sinfónico de Moguer) y Félix Amador (libreto y letras). 'El Médico' es el perfecto ejemplo de la calidad, buen hacer y profesionalidad que hay en Andalucía.



'El Médico' es una adaptación de la famosa novela de Noah Gordon publicada en 1986. Narra la historia de Rob Jeremy Cole, un muchacho que tras quedarse huérfano en el Londres del siglo XI, emprende un largo camino que le llevará, ya en edad adulta, a la lejana Persia, donde se formará como médico con el mismísimo Avicena. 'El Médico' habla sobre la superación personal, la lucha por conseguir aquello en lo que crees por encima de cualquier dificultad y la tolerancia en un mundo en el que cristianos, judíos y musulmanes se miraban con recelo. Para poder llegar hasta Isfahán, Rob J. Cole, deberá hacerse pasar por judío. Una vez allí su obsesión por aprender le llevará a plantear algo considerado un sacrilegio en la época, estudiar cadáveres para comprender la llamada 'enfermedad del costado' (apendicitis), una dolencia que no tenía cura en la época y que suponía la muerte del paciente.

El musical se divide en dos actos. En el primero se cuenta la adolescencia del protagonista y su primera formación con un cirujano barbero (siempre me ha llamado la atención esta asociación). Con el paso del tiempo, su interés por saber más le llevará a emprender un largo camino hacia oriente. Ya en el segundo acto la historia transcurre en Isfahán y seremos testigos de su formación con Avicena, su amistad con el Sha de Persia y su relación con una joven cristiana escocesa.

'El Médico' es un musical en mayúsculas. Quizás lo que más me atraiga de las propuestas del Liceo de Moguer (ahora con la productora Versus Creative detrás) es que se lanzan a la piscina con cada nueva producción. Lejos de hacer una adaptación de los múltiples musicales ya escritos, apuestan por generar un nuevo producto escribiendo el libreto y componiendo la banda sonora. Si 'Germinal' fue una apuesta arriesgada y potente, 'El Médico' los sitúa ya en las altas esferas de la creación cultural actual. 

Conseguir un musical redondo no es nada sencillo y en ello juegan un papel fundamental las interpretaciones. Un magnífico espectáculo se te puede caer si falla un solo personaje. El elenco de 'El Médico' es fantástico, empezando por Adrián Salzedo (qué voz tan maravillosa), siguiendo por Talía del Val (el quiebro de su potente voz en su solo del segundo acto hizo que algo se removiera en mi interior) y todos y cada uno de los protagonistas (Victoria Galán como Rob adolescente, Joseán Moreno como Barber, Alain Damas como el Sha y Ricardo Truchado como Avicena), sin olvidar a todos los personajes secundarios y al cuerpo de baile. Tampoco nos podemos dejar atrás a la Banda Sinfónica de Moguer, cuya interpretación fue absolutamente sublime.

Soy consciente que más que una crítica teatral este post parece una oda triunfal, pero es que me siento muy, pero que muy orgulloso del trabajo de todos y cada uno de los responsables de 'El Médico'. Anoche disfruté mucho con esta producción y considero que cuando hay un trabajo bien hecho hay que reconocerlo, porque soy consciente del esfuerzo que hay detrás de un espectáculo de estas características.


El Cartuja Center visto desde el escenario


Por último, no puedo dejar pasar la oportunidad de hablar del espacio que acogió el musical, el Cartuja Center. Personalmente pienso que cuando los musicales pasaron del Teatro Lope de Vega al auditorio FIBES se perdió algo de la magia que acompaña a este tipo de espectáculos. FIBES es demasiado grande y demasiado frío (por no hablar de lo mal comunicado que está por transporte público). Cartuja Center me ha sorprendido muy gratamente. Se trata de un espacio de enormes dimensiones (2.000 butacas, más que el Teatro de la Maestranza) pero guarda las proporciones perfectas para seguir siendo acogedor. Sin duda ayudan los tonos cálidos escogidos para la decoración interior y desde luego la magnífica acústica (de nuevo mejor que FIBES). Durante años he lamentado que los musicales dejaran el Lope de Vega pero creo que Cartuja Center es una alternativa muy válida para este tipo de producciones.

Cierro el post dando las gracias de nuevo a Moguer por su apuesta por la cultura en mayúsculas. Lo dije hace un año y no me importa repetirme, proyectos como 'El Médico' te animan a mantener la esperanza en que todavía hay personas que creen que la Cultura puede y debe contribuir a crear una sociedad mejor. Gracias, de corazón, por este regalo.


Más información sobre 'El Médico' en su web (enlace)

No hay comentarios: