Páginas

lunes, 2 de abril de 2018

Sevilla y los alcorques fantasma

Alcorque vacío en calle San Fernando junto al restaurante Oriza


El Ayuntamiento lleva varios meses llevando a cabo una intensa campaña de plantación de árboles en los miles de alcorques vacíos que hay en la ciudad. Según los datos de Parques y Jardines se han plantado más de 1.500 árboles en estos últimos meses en los más de 9.000 alcorques vacíos que hay 'censados' por toda Sevilla. A este esfuerzo hay que sumar los árboles que se están plantando en calles que nunca los tuvieron como Matahacas o Amor de Dios (en este caso gracias a la presión ciudadana y de Izquierda Unida ya que el proyecto original no los contemplaba). Es un gran paso, pero aún nos quedan muchos más que dar para ser una ciudad completamente respetuosa con el Medio Ambiente.



Hoy os quiero hablar de un hecho insólito que se da en las calles sevillanas: los alcorques fantasma. Se trata de una práctica bastante extendida en nuestra ciudad que consiste en hacer desaparecer alcorques aquí y allá, de la noche a la mañana, como si jamás hubiese existido un árbol en ellos. El proceder suele ser el siguiente: se tala un árbol (por el motivo que sea, no voy a entrar en ese tema), el alcorque queda vacío durante un tiempo, se termina cubriendo con cemento y finalmente se sustituye el cemento por acerado. Y listo, del árbol nunca más se supo. Existe una segunda versión de este hecho que se da en calles que son reurbanizadas y en las que por arte de magia desaparecen los alcorques vacíos, que son sustituidos por acerado. Sólo hace falta ser un poco observador para encontrar múltiples casos en la ciudad.

El último ejemplo del que me he dado cuenta con mi sexto sentido medioambiental ha sido en la calle San Fernando, junto al restaurante Oriza. La primera imagen que encabeza el post corresponde a un alcorque donde hace unas semanas fue talado un árbol. ¿Y que vemos en ese mismo punto si pasamos ahora? Magia:


Alcorque desaparecido para ser sustituido por acerado


Pero ¿qué había en ese misterioso alcorque desaparecido? Pues si nos vamos a Google Maps nos encontramos con la jacaranda que aparece en el centro de la imagen. Como podemos observar, el árbol estaba tremendamente inclinado lo cual seguramente suponía un peligro para los viandantes si el árbol caía por su propio peso. En este punto podríamos hablar de por qué crecen torcidos los árboles en nuestras calles, pero tampoco es el objetivo de este post. Aceptaremos, a regañadientes, que eran necesario talar el árbol por seguridad pero ¿por qué no se repone? ¿Por qué se opta por eliminar todo rastro del árbol tapando su alcorque?


Árbol desaparecido en calle San Fernando. Imagen de Google Maps


Podemos incluso irnos más lejos. Si cogemos una imagen aérea de Google Maps de esta misma zona nos damos cuenta de que ese árbol, en apariencia en medio de la nada, en realidad formaba parte de una alineación que ha ido desapareciendo con el tiempo. En la línea roja marcada sobre el mapa hubo en su día varios árboles que han sido eliminados dejando esa zona desprovista de sombra. ¿Por qué no se han repuesto? El hueco ha venido muy bien para poner un Sevici y varias farolas pero ¿era necesario renunciar al arbolado? 


Línea de árboles que han ido desapareciendo con el tiempo. Imagen de Google Maps


A partir de ahora, cuando vayáis por la calle y de repente veáis que desaparece la línea de arbolado unos metros, seguramente estéis siendo testigos de un fenómeno digno de Cuarto Milenio, el de los alcorques fantasma de Sevilla. O quizás sea algo mucho más sencillo, es la forma más rápida de reducir el número de alcorques vacíos y por tanto la cantidad de árboles a reponer.

No hay comentarios: